viernes, 27 de junio de 2008

Para ejemplificar la política de los bancos hacia la gente común


Ayer pasé por una sucursal de un Banco dentro del centro comercial Unicentro. Debe quedar bien en claro que no era el Banco de Bogotá, que quede claro que no era el Banco de Bogotá.
Y ví la peor escena desde que llegué a Colombia, intentaré describirla lo más claramente posible:
Pasando por la puerta de un banco (que NO ES el de Bogotá) veo un situación algo violenta, la puerta estaba cerrada y había una adolescente de no mas de 16 años al lado de un empleado a punto de abrir la puerta con llave dentro del banco y fuera un señor que aparentaba ser el padre.
Al abrir la puerta el señor le dice al empleado "jueputa, quien te crees que eres!!!!" mientras la hija le decía "me tuvieron una hora encerrada..."
Me quedé a un costado y al terminar la situación violenta me acerqué a preguntarle al señor que había pasado y les explico la respuesta de manera entendible ya que el hombre estaba muy ofuscado y realmente me llamó la atención como, al saber lo que sucedió, no rompió todo el banco incluyendo a los empleados.
Cuando el banco tiene que hacer una recarga de dinero, o retiro de documentación o cualquier cosa procede a cerrar la puerta con llave sin avisar y si alguien queda adentro debe esperar, visto con ojos realistas el banco toma de rehén a quienes estén adentro por el tiempo que quieran. Bajo ningún concepto avisan ni abren la puerta por lo que si estás apurado debes esperar a que todos los empleados terminen de hacer el procedimiento para que liberen.
En este caso lo inútiles de los empleados dejaron a parte de la familia dentro y parte fuera de la sucursal y este episodio duró cerca de una hora.
Es bastante ejemplificadora esta situación para ver la importancia que le dan los bancos y sus empleados a la gente común. Creo que si esto sigue así la gente común comenzará a defenderse de estos ilícitos ya que lo que presencié es claramente un caso de secuestro.

1 comentario:

marla dijo...

En los 10 meses que llevo acá veo constantemente situaciones de atropello que pasan casi como algo normal. O al menos es lo que transmite la gente, que no se queja, que no reacciona.
Creo que son así, es su idiosincrasia, y no la van a cambiar.